Dietas alternativas

    Este fin de semana en Madrid en el congreso dedicado al sistema digestivo estuvo Cecilia Villaverde que es Diplomada europea y americana en nutrición. La charla que más me llamó la atención es aquella en la que se discutió acerca de los mitos y verdades de las dietas alternativas y que creo que fue bastante aclaratoria. Así pues intentaré resumiros lo más interesante de la charla.

    Lo primero que hay que distinguir o determinar es el término “natural”. Llamaremos natural a todos aquellos alimentos que están mínimamente procesados. Así pues, los complejos vitamínicos y complejos minerales son no naturales al provenir de la extracción de los nutrientes mediante procesado. Si partimos de esta definición, las evidencias científicas no demuestran ningún beneficio de las dietas naturales sobre las no naturales, ni que los animales que las consuman estén más libres de enfermedades o más saludables.

    Las dietas caseras son aquellas que elaboramos en casa y que tienen la ventaja de que nos permiten seleccionar los alimentos que deseamos darle a nuestra mascota. Además nos podemos adaptar a sus preferencias, enfermedades y sabemos además, que están libres de aditivos. Es decir, se pueden personalizar, sobre todo en aquellos animales con apetitos caprichosos. Pero hay que tener especial cuidado en intentar que no tengan desequilibrios nutricionales (ácidos grasos y Zn), que no contengan alimentos nocivos (como el ajo, metales pesados o harinas de huesos) y que se adapten a nuestros perros, ya que muchas dietas dietas en internet o libros no tienen en cuenta la edad, tamaño y actividad de nuestro perro. Hay que tener en cuenta también que muchas de estas dietas necesitan suplementos vitamínicos si se administran a largo plazo y que a veces son más caras, ya que el coste de las carnes, pescados, etc … suele ser más alto.

    Unas dietas que están cada vez más de moda son las dietas crudas como la BARF (biologically appropiate raw food) que son más naturales, con más nutrientes (ya que no se someten a procesos térmicos) y más adaptada al perro como animal descendiente del lobo. Las desventajas de estas dietas es que es muy difícil que sean bien balanceadas con lo cual lo ideal es acompañarlas de un suplemento vitamínico; tienen más incidencia de problemas asociados a parásitos y bacterias, sobre todo Salmonella, por lo que no se recomiendan administrarlas a perros de personas mayores o inmunodeprimidas. Además hay que llevar cuidado con las harinas de hueso, ya que si no están bien procesadas pueden dar lugar a fracturas dentales o problemas digestivos.

    Con respecto a las dietas libres de cereales o sin gluten, se dan sobre todo porque hay animales que son alérgicos a algunos cereales en los paneles alérgicos, no porque los perros sean celiacos o intolerantes al gluten. En los paneles alérgicos, ternera, lácteos y trigo en perros y ternera, lácteos y pescado en gatos son los más frecuentes como responsables de las reacciones alérgicas. Todos ellos son frecuentes en los premios que les damos a nuestras mascotas.. Como algo parecido a perros celiacos, sólo se ha descrito en la raza Setter Irlandés, la enteropatía sensible al gluten.

    Las dietas vegeterianas o veganas se hacen sobre todo por temas éticos. Los perros son omnívoros y si están muy bien formuladas, pueden adaptarse, pero en los gatos, que son carnívoros estrictos no es posible. Es muy difícil con estas dietas llegar al nivel de proteínas que requieren los perros y es imposible llegar al que requieren los gatos.

    La recomendación si alguno quiere hacer una dieta adaptada es que se ponga en contacto con un veterinario especialista en nutrición y le formule una especial para su mascota teniendo en cuenta todos los parámetros que son importantes: especie, edad, actividad, raza, etc…

    www.expertpetnutrition.com es la página web de esta especialista en nutrición animal.

    Espero que os haya aclarado algo sobre un tema tan de moda.