La llegada de un cachorro a casa

    Es importante saber que es lo que ocurre en la naturaleza para entender el por qué de muchas de las conductas de nuestros cachorros. Tras el nacimiento, los cachorros maman de la madre y se familiarizan con su olor y con el de sus hermanos. Además entre las mamas hay unas glándulas que secretan una hormona apaciguadora que les calma y reconforta. Conforme van creciendo y van saliendo los dientes, la madre los tolera menos porque ya le hacen daño. Esto ayuda al destete y a comenzar a romper el vinculo. Los cachorros cada vez salen del nido y exploran el entorno. El rechazo es cada semana mayor, lo que hace que se mantenga una distancia mayor entre madre y cachorros, lo cual facilita el destete y la independencia de los cachorros. Todo esto genera estrés y es muy típico las vocalizaciones. Esto es lo mismo que observamos en nuestros cachorros cuando llegan a casa. El olor es muy importante en el apego con su madre, sus hermanos y finalmente con nosotros.

    Cuando llegue el cachorro a casa, hay que dejarle que explore el entorno de la casa por completo. Si podemos elegir, mejor que llegue a casa por la mañana y tenga todo el día para poder explorar. Elegiremos un sitio para él, donde tenga su cama, su comida y bebida y donde realice sus deposiciones. Haremos que lo asocie con cosas positivas, desarrollando el juego es esta estancia. Empezaremos con el aislamiento progresivo para que se vaya acostumbrando poco a poco a estar sólo. Lo que mejor funciona son los juguetes que se rellenan con comida para que se entretengan y lo asocien con algo positivo cuando se quedan solos. Nunca deberemos de premiar las vocalizaciones. Es decir, sólo les prestaremos atención cuando estén tranquilos, al igual que hacen las madres en la naturaleza. Aunque hay un poco de controversia, se recomienda mayoritariamente ignorar las vocalizaciones nocturnas del cachorro hasta que se acostumbre, aunque hay gente que recomienda dormir con ellos las primeras noches.

    También hay que empezar a educar al cachorro, así iremos introduciéndolo en:

    - Control de la intensidad de la mordedura: dejaremos el juego cuando esta sea excesiva.

    - Hacer sus necesidades en el sitio elegido: recompensando positivamente estas conductas.

    - No destrozar objetos de la vivienda.

    - Introducirlo en las normas generales de convivencia de la casa.

    - Aprender a quedarse sólo: debe ser desde los primeros días de manera lenta y progresiva. No deberemos dejarlo desde el principio muchas horas sólo porque puede pasar tanta ansiedad y estrés que generemos un problema de ansiedad por separación. No hay una edad determinada a la que se habitúen. Debe ser desde que llegan a casa.

    Nunca, nunca, nunca debemos emplear el castigo físico con los perros y menos con los cachorros, pues esto genera problemas y conductas agresivas contra nosotros y dirigidas hacia otros perros.