Recomendaciones dietéticas e hídricas para gatos con FLUTD

    Este mes me gustaría resumiros en esta entrada un tema que es muy interesante y que con frecuencia abordamos en las consulta de gatos: que es el FLUTD y que podemos hacer en casa para prevenirlo.

    El gato es un animal en su origen desértico. Está por lo tanto adaptado a ese entorno donde el acceso al agua es escaso y por lo tanto, su ingesta de líquidos es limitada a lo largo del día. Sus orinas son muy concentradas y esto predispone a enfermedades urinarias. El FLUTD es la abreviatura en inglés del síndrome urológico del tracto inferior felino (feline lower urinary tract disease) y abarca todas aquellas enfermedades que cursan con dolor al orinar, sangre en orina, aumento del numero de veces que va el gato a la bandeja o incluso en casos avanzados incapacidad para orinar. Esto abarca desde lo más frecuente que es la cistitis intersticial, los cálculos urinarios, infecciones, pólipos, tumores, etc… Es muy importante saber que si alguna vez el gato lo veis que intenta orinar y no es capaz, se trata de una urgencia y hay que venir lo más rápido posible a la clínica. Si bien en la clínica se hace el tratamiento de urgencia, el manejo a largo plazo en casa a veces es complicado y conlleva una serie de medidas que paso a detallaros a lo largo de la entrada. Dividiremos las recomendaciones según las enfermedades.

    - Cistitis idiopática felina: Es la causa más frecuente de problemas urinarios en el gato. Se caracteriza por dolor en la micción, aumento en la frecuencia de micciones, micción fuera de la bandeja, sangre en orina y en casos graves, incapacidad para orinar. Se da en algunos gatos que están predispuestos a esta enfermedad. Básicamente se trata de un problema multifactorial, en el que todas las causas no están bien determinadas, pero donde parece que factores clave son el estrés y la orina concentrada. Para el primer factor intentaremos evitar aquellos acontecimientos que generen al gato estrés y sobre todo le crearemos a nuestro gato o gatos un ambiente lo más agradable posible. Pero es sobre la ingesta de agua donde nosotros si podemos actuar, ya que está determina en gran medida la densidad de la orina. Si nuestro gato bebe más, conseguiremos una orina menos concentrada con la consiguiente mejoria de la enfermedad. Las primeras medidas a tomar pues son el aumento del número de bebederos, que pondremos a lo largo de la casa; evitaremos los bebederos de plástico o metal, ya que dan mal sabor al agua con el consiguiente rechazo por parte del gato a beber;  llenaremos los bebederos casi al límite, ya que si el gato tiene que meter la cabeza dentro del bebedero se puede asustar al ver su reflejo y rechazar beber y por último usaremos bebederos tipo fuente donde el agua corre continuamente, si nuestro gato es de aquellos que le gusta beber de los grifos. Determinadas aguas de diferentes casas comerciales pueden agradar más a nuestro gato, por lo que elegiremos una en función de sus preferencias si vemos que al gato la del grifo le desagrada.

    Las otras medidas en este enfermedad irán encaminadas a el agua en la comida. Por ello es aconsejable que el gato coma comida húmeda o latas. En este tipo de dietas el 80% del alimento es agua, con lo que a lo largo del día el gato bebe mucha mas agua, aunque se acerque menos a beber. Si el gato no quiere comer lata o nos es muy caro, podemos mojar el pienso. Hay muchos gatos que rehuyen las latas pero si se comen el pienso al que están acostumbrados aunque lo mojemos. Todo ello hará que el animal produzca más orina y esta sea menos concentrada. A través de la dieta también podemos actuar sobre otro factor de riesgo importante que es la obesidad. Los gatos con sobrepeso tienen mas grasa rodeando la uretra, lo cual hace que esta sea de menor diámetro y por lo tanto más fácil de obstruir con un tapón. Para ello hay dietas especiales para perder peso en formato lata. También hay juguetes dispensadores de comida que hacen que el gato se tenga que jugar y gastar energía para comer. Hay quien también pone los comederos a lo largo de la casa para que el gato tenga que hacer ejercicio para comer.

    Los antioxidantes, omega 3, L-triptófano, alfa-casozepina, glucosaminoglicanos, vitamina E y betacarotenos parece que pueden ayudar en algunos casos si se añaden a la dieta, pero aún no hay estudios concluyentes al respecto.

    - Urolitiasis felina: Consiste en la formación de cristales en la orina o de cálculos en la vejiga, uréteres o riñones. Así como en humanos es más frecuente, en los gatos aproximadamente el 10-20% de los casos corresponden a esta enfermedad. Para que se formen estos cristales se tienen que dar varios factores sobre los que la dieta es importante.

    El primero es la solubilidad del urolito, ya que los de estruvita si se pueden disolver, mientras que los de oxalato cálcico no se pueden disolver, como mucho se puede intentar que no se vuelvan a formar o que no vayan  a más.

    La densidad urinaria también es muy importante. Densidades de orinas por debajo de 1.030 o lo que es lo mismo, poco concentradas disminuyen el riesgo de formación de cristales y cálculos, así como ayudan a su disolución. Para ello cualquiera de las medidas comentadas anteriormente es válida, pero en estos casos, el aumento de la cantidad de sal en la dieta puede ayudar a la diuresis o formación de orina. Esto es aplicable a aquellos gatos que no tengan problemas de hipertensión.

    Usaremos también dietas que sean bajas en aquellos minerales que tienden a formar los cristales de nuestro gato. Así las dietas para disolver y prevenir los cristales de estruvita son bajas en fósforo y magnesio, mientras que las que van encaminadas a la prevención de la formación de cristales de oxalato cálcico son controladas en calcio y vitamina D y evitan los precursores de oxalato como ciertos vegetales: zanahoria, soja, patata, espinacas o tomates; la vitamina C y aminoácidos como la glicina y la hidroxiprolina. Se a visto que determinadas dietas caseras hacen que sea más probable la formación de determinados cristales, sobre todo de oxalato cuando la vitamina B6 está baja.

    El pH urinario también es importante para la prevención o disolución de determinados cristales. Así por ejemplo el pH ácido previene la formación de cristales de estruvita mientras que empeora la formación de cristales de oxalato y uratos. Así en función de los cristales que nuestro gato tienda a formar seleccionaremos unas dietas u otras.

    Los objetivos del manejo nutricional irán pues encaminados a seleccionar las dietas más adecuadas según el problema específico de nuestro gato, tipo de cristales, peso, masa muscular, preferencias alimenticias, etc… Con eso conseguiremos reducir la probabilidad de recaidas y mejorar la salud de nuestros animales. Existen además dietas fisiológicas que ya están formuladas para prevenir o reducir el riesgo de padecer estas enfermedades.

    Esperamos haberos ayudado en algo y sobre todo y como siempre estamos a vuestra disposición si tenéis cualquier duda.